¿Cómo debería ayudar el Proyecto Loon o internet.org a aliviar la pobreza y salvar vidas?

Ofrecer Wi-Fi en cada esquina de un país pobre es algo así como darle un paraguas a una persona hambrienta a media tarde. No reducirá su hambre, pero mejorará las posibilidades de que pueda caminar al sol y buscar comida en lugar de desmayarse por el calor y el agotamiento.

Y por mucho que las declaraciones anteriores hechas por el hijo de Warren Buffet y Bill Gates suenen bien, no pueden considerarse palabras para vivir. El progreso no necesita suceder en un orden cronológico. Puede suceder simultáneamente.

¡Peter Buffet puede evitar que se vendan chicas de 13 años para tener relaciones sexuales, Bill Gates puede trabajar en la malaria y Google puede trabajar en el Wi-Fi!
Convino en que la conectividad a Internet es mucho más baja en la lista de prioridades que la malaria y la pobreza, pero hay que tener en cuenta que este es el siglo XXI y que Internet es mucho más que una necesidad ahora.

Internet tiene el poder de habilitar a las personas. Y habilitar a alguien es lo mejor que cualquiera puede hacer.